Josseline Benítez

Leti demuestra que no hay límites para el éxito, que con pasión, perseverancia y amor todo es posible.

Ser madre es un trabajo a tiempo completo, pero para algunas mujeres esto es solo una parte de lo que hacen en su día a día. Tal es el caso de Evelyn Leticia Martínez Penado, una joven de 26 años que trabaja, estudia enfermería y cuida de su pequeña de siete años. Con una agenda apretada y múltiples responsabilidades, demuestra que es posible llevar una vida plena y exitosa sin dejar atrás lo más importante: Su familia.

Leti y su padre, José Ángel Martínez son muy reconocidos en la colonia El Molino por su famoso puesto de hot dogs, hamburguesas y tortas. “Desde que tengo memoria, estos panes han sido siempre los mejores”, expresó Marta Rodríguez, una de las residentes de la colonia. Es asi como muchas personas disfrutan de cada uno de los productos que “Los panes de Don José” ofrece.

“Todo comenzó cuando tenía 16 años, decidí apoyar y motivar a mi papá para que tuviéramos un negocio familiar. No fue nada fácil, por problemas familiares mi papá se vio obligado a dejar su trabajo, teníamos que buscar la manera de salir adelante, fue asi como en 1996 empezamos desde cero”, comentó Martínez, gracias a este esfuerzo el negocio creció y ahora es una fuente de sustento para ambos.

Con el pasar del tiempo, Leti se convirtió en mamá, sin embargo, no fue un impedimento para ella de hecho esto la impulsó a seguir luchando, organizándose para dedicarle tiempo a su hija, lograr sacar sus estudios y el negocio. Ella reconoce que por muy difícil que sean las cosas, al final valen la pena. Lo que gana en su trabajo, lo invierte en ella y su hija, la escuela, gastos universitarios, todo lo necesario en casa.

“Agradezco a Dios porque siempre esta ahí, a mis padres por el apoyo, la confianza, poco a poco espero poder devolverles todo lo que han hecho por mí”, compartió Martínez.

Dentro de los planes de Leti esta culminar su carrera, graduarse, trabajar como enfermera y tratar de contribuir aún más al negocio familiar, que más personas puedan ser parte de lo que ya han construido y que sean de mucha ayuda.

“Todos podemos, siempre y cuando uno se lo proponga, se necesita de valor, esfuerzo, porque es agotador, pero debemos de tener un objetivo presente, solo así podemos tener un mejor futuro”, manifestó la joven muy emocionada.

Actualmente Leticia y su padre siguen trabajando arduamente para sacar adelante el negocio familiar, volviéndose en un ejemplo de superación y valentía, pues demuestra que siempre hay formas de anteponerse ante cualquier situación.

“Me siento orgulloso y afortunado de tener una hija como Leti, sin ella esto fuese más complicado”, manifestó don José Martínez.

Deja un comentario