Autora: Erika Molina

Una joven emprendedora poniendo su creatividad y el arte de las manualidades al servicio de las familias. 

Gabriela Araya es una joven emprendedora de 23 años, residente de la ciudad de San Miguel. Para ella la curiosidad, la creatividad y su dedicación fueron cómplices para abrir su negocio. 

“HandyCraft nació antes de pandemia. Mi novio me regaló una máquina cortadora Cricut, en la que hacía proyectos por placer, luego empecé a vender cositas en la universidad con mis compañeras. Cuando vino la pandemia, la licenciada con la que hacía las horas sociales, me animó a crear la página y a vender lo que hacía por medio de Instagram”, expresó Gabriela. 

Gracias a ese impulso que llegó por medio de sus cercanos comenzó la vida de HandyCraft, nombre que proviene del inglés, que traducido al español seria «Hecho a mano, pues es la descripción perfecta de lo que hace.  

Con mucho esfuerzo y después de varios meses abrió su local físico en marzo de este año, en el que tiene muestras de todo lo que hace, entre estos; tazas personalizadas, botellas, camisas, invitaciones, tarjetas de presentación, decoración de eventos, detalles y manualidades, cajas y mucho más. 

La tienda se ubica en la Avenida José Simeón Cañas, en la ciudad de San Miguel y según sus clientes los servicios y productos de la tienda son de gran calidad.  

“Compré globos con helio y me gustó mucho la atención y sobre todo que cuentan con servicio a domicilio. Los productos son de mucha calidad, los globos me duraron mucho”, dijo Ángela Hernández, clienta de la tienda. 

Para sus clientes otro elemento importante es que es que aquello que buscan sino lo tiene lo hace con el afán de complacer a sus clientes. 

“Le pregunté por un cake topper mini y me dijo que no tenía, pero me ofreció hacerme uno en el momento”, dijo satisfecha Génesis Guardado. 

Pero no todo es color de rosa para esta emprendedora, pues en el proceso, Gabriela ha pasado por dificultades, como no encontrar proveedores grandes que le brinden buen precio. A pesar de esto, ella no se detuvo y con el tiempo ha encontrado excelentes proveedores con excelentes productos. 

“Lo que te imagines HandyCraft la hace posible. Una vez quería una caja de barbie tamaño real y aunque le escribí tarde al siguiente día ya la tenía lista”, dijo Claudia Lindo, otra de sus clientas. 

La emprendedora está muy agradecida con HandyCraft, ya que a su corta edad ha podido cumplir algunas de sus metas: tener casa propia con muebles nuevos, carro propio, toda la maquinaria de su negocio es propia, entre otras cosas que le demuestran que cada esfuerzo ha valido la pena. 

Deja un comentario