El maestro Fuentes lleva 32 años educando en las escuelas públicas del país. El marco del día del profesor les compartimos la siguiente historia.

Eduardo Dagoberto Fuentes Hernández de 60 años, es un docente que lleva 32 años en las aulas de escuelas públicas del país y a pesar de tener dificultades al caminar por una enfermedad que lo marcó, se ha convertido en un ejemplo de lucha para sus estudiantes. 

Fuentes comentó que de pequeño padeció poliomielitis desde su primer año, pues por descuido no se le pusieron las vacunas adecuadas, lo que le terminó afectando su movilidad. 

“Cuando cumplí mi primer año dicen que yo ya caminaba, me cayó la enfermedad y volví a gatear”, dijo Fuentes. 

Para esta enfermedad no recibió ningún tipo de tratamiento desde sus inicios, haciendo que la enfermedad continuara avanzando, creció y su enfermedad no le permitía hacer ningún tipo de deporte, el que la gente le viera una pierna más delgada y débil que la otra le generaba inseguridad.  

“A mí la pierna solo me sirve para dar el paso, me decían ocupara las muletas o el bastón, yo me hice el valiente y nunca quise usarlas, así crecí, me forme y no fue impedimento”, señaló el profesor. 

Fuentes estudio bachillerato en electricidad terminando con satisfacción en 1980 para luego buscar la oportunidad de estudiar en nivel universitario, en esa época apareció el Instituto tecnológico de San Vicente y se da la oportunidad para estudiar pedagogía. 

“Alguien me dijo que estudiando la pedagogía tendría más oportunidad de trabajar como maestro”, recordó Fuentes. 

Fuentes es huérfano de madre y se enfrentaba a la vida con un padre que tenía problemas de alcoholismo por lo que estudiar en nivel universitario era un tremendo reto; sin embargo, para culminar su carrera tuvo que realizar un crédito educativo a través de un proyecto de un banco nacional llamado EDUCREDITO. Préstamo que canceló al comenzar a trabajar como docente de educación básica. 

Al iniciar en la labor docente le tocó ser educador en escuelas de zonas alejadas, donde el transporte era lo más complicado de sus travesías, porque debía caminar largas jornadas o ir colgado en pick ups a pesar de sus dificultades para caminar, pero todo esto asegura lo recuerda con cariño y guarda como experiencias de su vida como docente. 

Hoy 32 años después Fuentes es uno de los profesores ejemplares del Centro Escolar Cantón Puente Cuscatlán, Estanzuelas, Usulután, que sigue compartiendo sus conocimientos con las nuevas generaciones de la referida comunidad y enfrentando retos en su labor. 

“Siempre hay algunas limitantes, imagínese en mi trabajo me han puesto a dar educación física a noveno grado, gracias a que he tenido el apoyo de un docente joven y con buena condición, él les enseña que es lo que tienen que hacer los estudiantes y yo le entrego lo que tienen que hacer”, relató el veteranos profesor. 

A pesar de sus problemas de movilidad el profesor Fuentes no se quedó sentado a esperar que la vida lo recompensara; sino que fue a buscar sus metas por ello se preparó no solo como docente de básica, pues también ha recibido cursos de administración educativa, inglés, matemáticas entre otros, con el afán de siempre dar lo mejor en los salones de clase que le brindaron la oportunidad de una nueva vida. 

Ahora el profesor ha cumplido su objetivo y solo está esperando su tiempo para jubilarse y darle espacio a las nuevas generaciones, además de sacar adelante a su esposa y su hija única, quien ya es profesional y está formando su familia.  

Para Fuentes lo importante en la vida son las ganas de salir adelante y no dejarse vencer por nada. 

Deja un comentario