Autora: Cesia Méndez

La emprendedora migueleña es la dueña de la repostería Sweet Bite en San Miguel

Milagro Colato con tan solo 21 años es dueña de su propio negocio y además con este hace felices a los demás con su existencia.

La joven es residente de San Miguel y su amor por la cocina desde niña la llevó ahora hacer su sueño realidad, eso acompañado de mucho trabajo pues en 2017 inició un curso en el que aprendió de manera profesional las técnicas y todo lo que conllevaba la elaboración de postres.

En junio del 2020 por fin tomo la decisión de empezar a luchar por ese sueño, inició pensando en nombres, postres y recetas con mayor rentabilidad. En octubre nombró su emprendimiento como “Sweet Bite” ya que empezaría vendiendo mini alfajores y estos hacían referencia a un “bocado”, por lo que le denominó al negocio “Dulce Bocado”, pero en inglés.

“Mi familia me apoyó mucho a seguir luchando por mi sueño y cuando no pude cubrir la demanda sola, mi mejor amiga se hizo mi mano derecha en el emprendimiento”, comentó la repostera.

Los primeros eventos que cubrió con su emprendimiento fueron para su propia familia y amigos, luego con las recomendaciones y crecimiento en redes sociales empezó a vender a muchas más personas que veían sus publicaciones en redes sociales.

Fotografía Cortesía.

Los desafíos de una joven emprendedora

Pero tener un negocio demanda constantes retos y no todo es miel sobre hojuelas, Colato mencionó que “lo más difícil fue al principio, ya que uno tiene que idear como mantener ese plan en marcha y hacerlo funcionar. Al principio también hay personas que te pueden llegar a desmotivar diciendo que hay mucha competencia, pero lo importante es tener claro hacia donde me dirijo y ofrecer al cliente una opción”.

Sweet Bite ahora tiene una amplia carta de postres para degustar, alfajores que son el producto estrella, también se puede encontrar con cupcakes, brownies, tartaletas, galletas de mantequilla, galletas con chispas de chocolate, cakesicles, mini tartas, mini tartas de alfajor, 3 leches, fresas cubiertas con chocolate y alfajores bañados en chocolate.

Un elemento diferenciador del negocio de Colato, es que los postres están elaborados desde cero, en Sweet Bite no se utilizan premezclas, dándole un toque natural y fresco a los productos que hornean.

Milagro dijo que lo que más le gusta de su trabajo es saber que sus clientes disfrutan de sus postres, ya que le causa satisfacción el saber que cumplió con las expectativas de los paladares a los que da los dulces bocados que hornea.

También comparte que tiene el sueño de algún día tener un establecimiento destinado a pasar las tardes, donde no falte un buen postre, un buen café y una buena compañía.

Fotografía: Cortesía.

“No es fácil ser emprendedora, muchas veces nos desmotivamos, pero lo importante es seguir. Jamás hay que dejar de luchar por nuestros sueños y aunque suene cliché, hay que ser constante, no rendirse, soñar en grande y trabajar mucho porque los sueños si se hacen realidad”, dijo con una sonrisa la joven. Si quiere conocer más sobre Sweet Bite puede seguirlos a través de sus redes sociales y desde ahí hacer sus pedidos, en Instagram aparecen como  _sweetbite.sv y en Facebook como Sweet Bite.

Deja un comentario