Ante la crisis económica generada por la pandemia la joven comenzó a bordar para generar sus propios ingresos.

Jeily Damari García Cruz, 20 años es una emprendedora que decidió poner en práctica todas las técnicas de bordado que le había enseñado su madre cuando estaba pequeña, pero añadiendo un toque de innovación y mucha creatividad.

Jeily cuando era niña muchas veces pensó que el bordar solo era para personas mayores, pero desde que puso su toque personal para bordar distintas cosas, no solo las tradicionales mantas que tejía su madre, su trabajo comenzó a ser reconocido.

Cuando la joven le platicó y le mostro las ideas que tenía a su familia, estos la apoyaron y la impulsaron a realizarla, por lo cual el proyecto ha crecido con la mano de los que la quieren.

La joven mencionó que su madre le ayuda a bordar los encargos que le hacen, su padre muchas veces le ayuda a dibujar o a realizar las entregas y su hermana menor ya se encuentra aprendiendo a realizar bordados con el afán de hacer crecer su negocio denominado Nadel que significa aguja en alemán.

Foto por: Vanessa Márquez.

“Una de las metas a fututo es enseñarles a las personas a valorar el trabajó de los salvadoreños y también lo hecho a mano, ya que comúnmente aquí en El Salvador solemos creer que el trabajo a mano es fácil y que tiene que ser barato, pero al contrario el trabajo a mano lleva mucho esfuerzo, no tanto el valor del material, sino más bien todo el esfuerzo”, expresó la joven.

Mencionó que siempre se ha sentido atraída por el mundo de las ventas, por lo que estudió el bachillerato en la modalidad de técnico vocacional administrativo contable y actualmente se encuentra cursando su segundo año de la Licenciatura en Administración de empresas en la Universidad Gerardo Barrios.

La emprendedora dijo que “las personas deberían de animarse a realizar este tipo de actividades, porque esto es una manera de expresarse, ayuda a quitar el estrés y a poner a volar un poco la imaginación”, aseguró García. 

La joven se caracteriza por ser una persona caritativa y alegre, entre sus pasatiempos favoritos se encuentra la lectura, ver películas o series, participar en cursos desarrollados dentro de la universidad, entre otros.

Foto por: Vanessa Márquez.

Nadel comenzó el pasado 7 de agosto de 2020 como un emprendimiento como tal, y ahora esta chica lidera un negocio familiar donde bordan camisas, mantas u otros objetos que personalizan con nombres o figuras de moda con un grado de complejidad alto, como por ejemplo bordar a la cantante Selena en una camiseta.

La emprendedora aseguró seguirá innovando en esta labor y pretende llegar a más gente con su trabajo.

Deja un comentario