La mujer es madre de dos niños y junto a su compañero de vida lucha por ofrecerles una vida digna.

Lourdes González de 24 años, es madre de dos menores y la falta de un empleo para poder aportar a su familia la llevó a emprender en un negocio familiar y así poder seguir cuidando de sus hijos sin salir de su casa.

La emprendedora reside en el cantón Zaragoza de la cuidad de Chinameca y su casa es ahora una tienda de ropa y bocadillos desde donde se dedica doce horas a trabajar en su negocio.

“Mi objetivo es sacar adelante a mis hijos con la ayuda de este pequeño negocio y también ayudar a mi mamá”, dijo González.

La comerciante debe cada día atender sus obligaciones de madre y esposa mientras atiende su negocio que le permite llevar una mejor vida, todo esto implica grandes sacrificios, pero en el camino no está sola pues asegura que su compañero de vida también atiende a sus hijos en tiempos libres, pues él debe salir de casa a trabajar.

“Mis hijos aún están pequeños, la mayor está en el Kínder y al menor aún le falta, pero tengo el apoyo de su padre, él siempre me ayuda a cuidarlos”, añadió la mujer.

El negocio empezó con una inversión de 50 dólares que utilizó para comprar ropa de mujeres y hombres que luego revendería; con el transcurso del tiempo empezó a variar la mercadería y después de un tiempo comenzó a vender chocobananos, refrescos, pizzas caseras, entre otra diversidad de productos.

“Desde el inicio he apoyado a Lourdes en su negocio, siempre tratamos de mantener los productos que los clientes buscan más”, expresó Roberto Quintanilla, pareja de la comerciante.

González aspira a seguir creciendo en su negocio y diversificar la variedad de productos que ofrece en su comunidad, pero sobre todo demostrarles a sus hijos a salir adelante de manera honrada en un país con escasas oportunidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here