Después de las demandas de los pobladores las autoridades iniciaron con los trabajos en la zona.

El 15 de abril de 2017 un enjambre sísmico provocó que 15 familias de la residencial Brisas de San Francisco, en la capital, dejaran sus viviendas debido a los daños en la bóveda que amenazaba con dañar sus casas.

Ese año, los residentes demandaron a la constructora ante la Fiscalía General de la República y hay un proceso legal abierto.

El ministro de Obras Públicas (MOP), Romeo Rodríguez, quien dijo recientemente que ya lanzaron la invitación para que las constructoras participen en la licitación para rehacer la bóveda.

Rodríguez explicó que hay un proceso legal sobre la constructora de las viviendas, pero que el juez ha permitido que se intervenga el lugar para evitar más pérdidas.

Estas mejoras tienen la finalidad de beneficiar directamente a 5 mil habitantes de la residencial, además la población de la Colonia La Floresta, quienes se encuentran expuestos a riesgos sanitarios y de inundación también urgen de la referida intervención en la estructura.

El proyecto consiste en prevenir fallas en la estructura actual de la bóveda, la formación de cárcavas y erosión de suelos que pueden poner en riesgo las vidas y bienes materiales de la población que habita o transita en el entorno.

Para el proyecto se ha estimado una inversión de $498 mil 508.87 dólares, provenientes de contribución de una institución financiera privada al Fondo de Protección Civil Prevención y Mitigación de Desastres (FOPROMID).

Deja un comentario